¿Eres de l@s que andan todo el día “cachond@s” o de l@s que hace años luz que no sientes deseo sexual?

Yo llamo a nuestros genitales el “horno de la abundancia”, y he comprobado en éstos años impartiendo cursos y seminarios de Conciencia, Dinero y Sexo, que la mayoría de hornos andan un poco estropeados, no solamente porque algunos de ellos no funcionen, sino porque otros se encienden constantemente y se les olvida poner a sus dueños la tarta para cocer. Los que tienen la suerte de poder sentir deseo sexual todavía, tienen la costumbre de no utilizar la energía creada para algo más que para el disfrute momentáneo de un encuentro sexual en soledad o acompañad@.

Quizá te sorprenda pero la energía sexual es una varita mágica para empujarnos a la realización de todos nuestros objetivos en éste juego 3D. Por esta razón tener el horno completamente desactivado, nos avisa de que estamos desconectad@s de la vida misma. Hemos creado una sociedad donde se condena sentir ese cosquilleo o palpitar en nuestros genitales, porque las normas dicen que es inapropiado. Es absurdo calificar como inadecuada una sensación natural de cuerpo, pero en la sociedad que hemos creado se puede juzgar hasta a una mujer por darle el pecho a su bebé en público.

El sexo es un completo tabú y nuestro subconsciente está programado para rechazarlo. Hay dos formas básicas de rechazarlo, una de ellas es no sentir deseo directamente y otra es sentirlo y culminarlo en un acto sexual inconsciente. Hay tantos juicios respecto al deseo sexual, que podemos meternos en un verdadero apuro cuando se nos activa en una situación donde se supone que no debería pasar. La verdad los hombres lo pasan peor, porque salta a la vista su excitación, las mujeres tenemos ventaja en esa parte física, pero te aseguro que los juicios mentales que podemos llegar a emitir sobre nosotras son tremendos.

Sentir deseo sexual puede resultar incómodo, cuando no sabes sostener esa sensación en tu cuerpo. Es tal la intensidad que nuestro primer impulso es pararlo en vez de respirarlo y permitirlo. Cuando logras repartir la libido por todo tu cuerpo mediante la respiración, recuperas un poder inmenso olvidado entre los al juicio.

Desde este post, te invito a sentir esa sensación y respirarla cada vez que la sientas, no le des tu poder a la libido intentando evitarla, simplemente dale la bienvenida y utilizarla de aliada para hacer lo que estés haciendo mucho mejor. Por ejemplo, si te pilla hablando cenando en un restaurante con alguien, en una comida familiar, en una reunión, etc, recuerda que esa energía te vuelve más atractiv@ y magnético, si cuentas un chiste en ese momento tendrás mucha más capacidad para captar la atención, por ejemplo. Una persona que sostiene saludablemente su energía sexual, resulta muy interesante para todo aquel que esté a su lado, se transmite incluso a las personas que te cruzas por la calle.

Los pros de la libido son todos cuando se sabe sostener, en cambio las catástrofes aparecen cuando no se gestiona adecuadamente, por eso se producen tantas agresiones sexuales y abusos, por una mala canalización de ésta energía sagrada de vida. Por otro lado, muchas de las personas frustradas, infelices y secas se crean por falta de buen sexo, o de activación de la libido en su cuerpo, están literalmente muertas y eso afecta al carácter de una forma radical.

Un sociedad con una libido sostenida y saludable sería una sociedad mucho más amable, entregada, amorosa y feliz. Cuando “estas bien follado” que se dice vulgarmente, tu humor está muy activo y tienes mucha más paciencia y delicadeza con los demás. No hace falta tener pareja para esto, un@ sol@ puede activarlo y sostenerlo si problema alguno. Por ésta razón cree La Plasmadora de Dinero y Suspiros Sensuales para Plasmar Realidad Física, dos audio herramientas para activar, mantener y dirigir nuestra energía sexual hacía la creación de nuestros objetivos. También puedes aprenderlo en el Seminario Online Conciencia Dinero y Sexo.

Si quieres profundizar sobre el tema de la libido sexual, te dejo éste vídeo. Que lo disfrutes…

Neus

Si te gusto ¡Compártelo!